Casilla 394: Imputación de pérdidas patrimoniales a contribuyente

Sección 1: Introducción

La casilla 394 en la declaración de la renta es una sección de gran importancia para los contribuyentes, ya que permite la imputación de las pérdidas patrimoniales a la base imponible del impuesto sobre la renta. Esta casilla es especialmente relevante para aquellos contribuyentes que han sufrido pérdidas en la venta de sus bienes o derechos en el ejercicio fiscal correspondiente. En esta sección, explicaremos en detalle qué son las pérdidas patrimoniales y cómo afectan a la declaración de la renta.

Sección 2: ¿Cómo se clasifican las pérdidas patrimoniales?

Existen dos tipos de pérdidas patrimoniales: las no derivadas de la transmisión de elementos patrimoniales y las derivadas de la transmisión de elementos patrimoniales.

Por otro lado, las pérdidas derivadas de la transmisión de elementos patrimoniales son aquellas que resultan de la venta o transmisión de bienes o derechos. Estas pérdidas solo se pueden compensar con las ganancias de la misma naturaleza obtenidas en el mismo ejercicio fiscal.

Sección 3: ¿Cómo se imputan las pérdidas patrimoniales?

Para imputar las pérdidas patrimoniales a la base imponible del impuesto sobre la renta, es necesario cumplir con ciertos requisitos. En primer lugar, es necesario que se haya producido una transmisión de bienes o derechos con pérdidas reales y efectivas. Esto significa que no se pueden imputar pérdidas imaginarias o ficticias, sino que deben haber sido verificadas y comprobadas.

Un tercer requisito para imputar las pérdidas patrimoniales es que estas no hayan sido compensadas en ejercicios anteriores. Esto significa que si se han generado pérdidas en ejercicios fiscales anteriores y no han sido compensadas, se podrán imputar en la declaración de la renta actual. Sin embargo, si ya se han compensado en años anteriores, no podrán deducirse nuevamente.

Sección 4: ¿Cuánto se puede imputar en la casilla 394?

En la casilla 394, se pueden imputar el total de las pérdidas patrimoniales obtenidas en el ejercicio fiscal, siempre y cuando cumplan con los requisitos mencionados anteriormente. Es importante señalar que estas pérdidas solo se pueden imputar a la base imponible del impuesto sobre la renta hasta el límite del 20% de la base imponible del ejercicio correspondiente.

Sección 5: ¿Qué ocurre con las pérdidas no imputadas?

Si en un ejercicio fiscal no es posible imputar la totalidad de las pérdidas patrimoniales a la base imponible del impuesto sobre la renta, las pérdidas no imputadas podrán ser compensadas en ejercicios futuros. Es importante señalar que estas pérdidas deberán ser compensadas en primer lugar con las ganancias de la misma naturaleza obtenidas en los cuatro ejercicios siguientes, y si no fuera posible, se podrán compensar con cualquier otro tipo de ganancia en los 10 ejercicios siguientes.


Nos destacamos como el sitio líder en información sobre el IRPF. ¿Tienes dudas? Permítenos guiarte en el proceso de tu declaración.

Publicaciones Similares