Casilla 379: Importe a recibir en último año de imputación

Título: Conoce cómo calcular el importe a recibir en el último año de imputación en la casilla 379 del IRPF

La casilla 379 del IRPF, también conocida como «Importe a recibir en último año de imputación», es una de las más importantes a la hora de realizar la declaración de la renta. Se trata de un dato fundamental para determinar si debemos pagar al fisco o, por el contrario, tenemos derecho a recibir una devolución. Por ello, es fundamental comprender cómo se calcula este importe y qué factores influyen en su determinación. A continuación, te explicaremos todo lo que necesitas saber sobre la casilla 379 y su importancia en el IRPF.

¿Qué es la casilla 379 y qué información se debe incluir en ella?

La casilla 379 corresponde a la sección «Rendimientos del ahorro» en la declaración de la renta. En ella, se debe incluir el importe total de los rendimientos del capital mobiliario recibidos en el último año de imputación, es decir, en el año anterior a la fecha de la declaración. Estos rendimientos pueden ser de diferentes tipos, como intereses de cuentas bancarias, dividendos de acciones, alquileres, entre otros.

Además, en esta casilla se deben incluir también los rendimientos íntegros obtenidos por la transmisión de elementos patrimoniales, como por ejemplo la venta de acciones o la venta de una vivienda. Es importante tener en cuenta que estos rendimientos deben estar declarados en la casilla correspondiente, según el tipo de elemento patrimonial que se haya transmitido.

Por tanto, la casilla 379 engloba una gran variedad de ingresos generados por el ahorro y los bienes patrimoniales, que deben ser declarados para calcular el importe a recibir en el último año de imputación.

Cálculo del importe a recibir en la casilla 379

Una vez que se han incluido todos los rendimientos del ahorro y de elementos patrimoniales en la casilla 379, se procede a realizar el cálculo del importe a recibir en el último año de imputación. Este cálculo se realiza de manera automática por el programa de ayuda proporcionado por la Agencia Tributaria, pero es importante tener en cuenta los siguientes elementos:

Tipos de gravamen: los rendimientos del ahorro están sujetos a una serie de tipos de gravamen, que pueden ser del 19%, 21%, 23% o 26%, dependiendo del importe del rendimiento y su procedencia.

Mínimo personal y familiar: este es un importe anual que se resta del resultado del cálculo de los rendimientos del ahorro y que está en función de la situación personal y familiar de cada contribuyente.

Reducción del rendimiento neto del capital mobiliario: este concepto se aplica solo a los rendimientos obtenidos de la cesión a terceros de capitales propios, como los intereses de un préstamo entre familiares, y permite reducir el rendimiento declarado en un 30%.

Con estos elementos se realiza el cálculo del importe a recibir en el último año de imputación, el cual será el importe final que se refleje en la casilla 379 y que determinará si debemos pagar o si, por el contrario, tenemos derecho a una devolución.

Consejos para optimizar el importe a recibir en la casilla 379

Si bien el cálculo del importe a recibir en la casilla 379 se realiza de manera automática, existen ciertos consejos que pueden ayudarte a optimizar este importe y, por lo tanto, obtener una mayor devolución.

En primer lugar, es importante tener en cuenta la distribución de los rendimientos del ahorro entre los distintos tipos de gravamen. Si se tiene la posibilidad de controlar la fecha en la que se reciben estos rendimientos, es recomendable tratar de equilibrarlos para evitar que queden sujetos a un tipo de gravamen más alto del necesario.

Otro aspecto a tener en cuenta es la correcta inclusión de los mínimos personales y familiares en la declaración, ya que un error en la introducción de estos datos puede suponer una diferencia significativa en el importe a recibir en la casilla 379.

También es importante estar informado sobre las diferentes reducciones aplicables a algunos rendimientos del ahorro, como la ya mencionada reducción del rendimiento neto del capital mobiliario, ya que pueden ser de gran ayuda para disminuir el importe a pagar.

Conclusión

En resumen, la casilla 379 del IRPF es una de las más importantes a la hora de realizar la declaración de la renta, ya que determina el importe a recibir en el último año de imputación. Para calcular este importe, es necesario incluir los rendimientos del ahorro y de elementos patrimoniales en dicha casilla, teniendo en cuenta los tipos de gravamen y otras consideraciones como los mínimos personales y familiares y las posibles reducciones. Siguiendo estos consejos, podrás optimizar el importe a recibir en la casilla 379 y obtener una mayor devolución en tu declaración de la renta.


Somos el punto de encuentro para expertos en IRPF. ¿Consultas? Nuestro equipo te proporcionará todo el apoyo necesario para tu declaración.

Publicaciones Similares