Casilla 353: Ajuste de pérdida patrimonial para cálculos

Ajuste de pérdida patrimonial

El ajuste de pérdida patrimonial se refiere a la corrección que se debe realizar en la base imponible del impuesto sobre la renta en caso de que se hayan generado pérdidas en el patrimonio de una persona física. Esta situación puede darse cuando, por ejemplo, un bien inmueble es vendido por un valor inferior al que se adquirió, generando una pérdida económica para el propietario. En este caso, se puede aplicar un ajuste en la declaración de la renta para reducir el impacto de esta pérdida en la base imponible del contribuyente.

Tipos de pérdidas patrimoniales

Las pérdidas patrimoniales pueden ser de diversa índole, y todas ellas pueden generar un ajuste en la declaración de la renta. Por ejemplo, las pérdidas derivadas de la venta de un bien inmueble, de acciones o participaciones en empresas, así como de cualquier otro tipo de bien material o inmaterial. También pueden incluirse las pérdidas por impago de deudas, siempre y cuando estas hayan sido generadas en el ámbito económico.



Asimismo, es importante mencionar que en algunos casos, como en la venta de acciones, el ajuste de pérdida patrimonial solo se puede aplicar si se cumplen ciertas condiciones, como el tiempo en posesión del bien y el tipo de transmisión.

¿Cómo se calcula el ajuste de pérdida patrimonial?

El cálculo del ajuste de pérdida patrimonial se realiza de forma similar al de la ganancia patrimonial, es decir, se resta el valor de adquisición del bien al valor de transmisión del mismo. Sin embargo, en el caso de las pérdidas, el resultado será negativo. Este importe se incluirá en la base imponible del impuesto sobre la renta del ejercicio correspondiente, lo que disminuirá el importe a pagar o aumentará la cantidad a devolver.



Por ejemplo, si una persona adquiere un inmueble por 150.000 euros y lo vende por 120.000 euros, se generaría una pérdida patrimonial de 30.000 euros. Este importe se restaría de la base imponible del impuesto sobre la renta, por lo que si la persona debía pagar 1.000 euros de impuestos, con este ajuste solo tendría que pagar 970 euros.

Consideraciones a tener en cuenta

A la hora de realizar el ajuste de pérdida patrimonial, es importante tener en cuenta algunos aspectos que pueden afectar al cálculo final. Por ejemplo, si el bien ha sido adquirido a través de una hipoteca, se deberá restar del valor de adquisición el importe de la deuda pendiente en el momento de la venta. De igual manera, si se han realizado mejoras en el bien vendido, se pueden incluir en el cálculo del valor de adquisición para reducir la pérdida patrimonial.



Además, hay que tener en cuenta que las pérdidas patrimoniales solo se pueden compensar con beneficios patrimoniales de la misma naturaleza y en el mismo ejercicio o en los cuatro años posteriores. Es decir, si en el mismo año se obtienen ganancias patrimoniales, estas se pueden restar de las pérdidas declaradas para reducir el importe a pagar. Pero si no se tienen ganancias en el mismo ejercicio, se podrán compensar con beneficios en los cuatro años siguientes.


Somos el punto de encuentro para expertos en IRPF. ¿Consultas? Nuestro equipo te proporcionará todo el apoyo necesario para tu declaración.

Publicaciones Similares