Casilla 285: Ingresos a cuenta repercutidos por premios en especie

Casilla 285: Ingresos a cuenta repercutidos por premios en especie

En la declaración de la renta, existen diferentes casillas que debemos tener en cuenta para cubrir correctamente nuestros ingresos y gastos. Una de ellas es la casilla 285, que hace referencia a los ingresos a cuenta repercutidos por premios en especie.

Los premios en especie son aquellos que recibimos en forma de bienes o servicios, en lugar de recibir una cantidad de dinero. Estos premios pueden ser otorgados por diferentes entidades, como empresas, organismos públicos o incluso organizaciones sin fines de lucro. Algunos ejemplos comunes de premios en especie son: viajes, paquetes de experiencias, regalos, entre otros.

Es importante tener en cuenta que, aunque no hayamos recibido una cantidad en efectivo, la ley considera que estos premios tienen un valor en dinero y, por lo tanto, deben ser declarados en nuestra declaración de la renta. En este sentido, la casilla 285 nos permite informar de estos ingresos a cuenta repercutidos por premios en especie.

¿Cuándo debemos declarar los ingresos a cuenta repercutidos por premios en especie?

La declaración de estos ingresos es obligatoria en el caso de que superen los 300 euros en total anual, y se debe informar de ellos en el apartado correspondiente de la declaración de la renta. Sin embargo, si el premio en especie recibido tiene un valor menor, no es necesario incluirlo en la declaración.

Es importante mencionar que, en algunos casos, el propio pagador del premio ya descuenta el importe correspondiente a los impuestos (normalmente el 19%), por lo que no será necesario declararlos en la casilla 285. En estos casos, deberán ser informados en la casilla 284, que se refiere a los premios en metálico o cheques.

En cualquier caso, es responsabilidad de cada persona asegurarse de que estos ingresos a cuenta estén correctamente declarados en su declaración de la renta, ya sea en la casilla 285 o en la casilla indicada según el tipo de premio recibido.

¿Cómo se calcula el importe a declarar en la casilla 285?

Para declarar los ingresos a cuenta repercutidos por premios en especie en la casilla 285, primero debemos conocer el valor en dinero del premio recibido. En este sentido, si el premio tiene un valor inferior a los 300 euros mencionados anteriormente, no será necesario declararlo. Sin embargo, si supera esa cantidad, deberemos calcular el importe a declarar.

El importe que debemos declarar en la casilla 285 corresponde al valor total del premio, restándole el impuesto que ya haya sido pagado por el pagador del premio. Es decir, si el premio tiene un valor de 500 euros y el impuesto del 19% ya ha sido retenido, deberemos declarar en la casilla 285 solo 405 euros (500 – 19% = 405).

Es importante mencionar que, en caso de haber sido retenido un impuesto mayor al 19%, deberemos declarar el importe total del premio en la casilla 285 y, posteriormente, solicitar la devolución del exceso de impuestos pagados a través de la declaración de la renta.

Consejos para ser precavidos con los premios en especie y su declaración fiscal

Como hemos visto, los premios en especie deben ser declarados en nuestra declaración de la renta si superan los 300 euros anuales. Por este motivo, es importante estar al tanto de estas situaciones y ser precavidos para evitar posibles incumplimientos con la fiscalidad. Algunos consejos que podemos seguir son:

  • Asegurarnos de que el impuesto correspondiente ha sido retenido por el pagador del premio.
  • Guardar toda la documentación relacionada con el premio, como facturas o recibos, para poder justificar su valor en caso de ser necesario.
  • Consultar a un asesor fiscal en caso de tener dudas sobre la declaración de estos ingresos.
  • Revisar todas las casillas correspondientes a los premios en la declaración de la renta, para asegurarnos de que están incluidos correctamente.

En resumen, la casilla 285 de la declaración de la renta hace referencia a los ingresos a cuenta repercutidos por premios en especie, que deben ser declarados en caso de superar los 300 euros anuales. Para ello, debemos calcular el importe a declarar restando el impuesto ya pagado por el pagador del premio. Siguiendo unos pocos consejos, podemos evitar posibles problemas fiscales en relación a este tipo de ingresos y estar en regla con nuestras obligaciones tributarias.


Si buscas la autoridad en temas de IRPF, has llegado al lugar indicado. ¿Alguna pregunta? Estamos aquí para asistirte en la preparación de tu declaración."

Publicaciones Similares