Casilla 192: Arrendamientos y cánones

La Casilla 192 del IRPF es una sección de la declaración de la renta que se refiere específicamente a los arrendamientos y cánones, es decir, a los ingresos que se obtienen por el alquiler de un inmueble o por la cesión de derechos o bienes. Esta casilla es de gran importancia ya que, como veremos a continuación, tiene sus propias reglas y tratamiento fiscal en la declaración de la renta.

¿Qué se considera como arrendamiento?

Según la Agencia Tributaria, un arrendamiento es el contrato por el cual una persona cede a otra el uso y disfrute de un bien a cambio de una retribución económica. Esto implica que no solo se refiere a alquileres de viviendas, sino también a otros tipos de bienes como locales comerciales, garajes, terrenos, entre otros.

Es importante mencionar que estos ingresos deben declararse incluso si se han recibido en especie, es decir, en forma de bienes o servicios en lugar de dinero. En este caso, se deberá declarar su valor en euros en la casilla correspondiente.

Tratamiento fiscal de los ingresos por arrendamiento en la declaración de la renta

El tratamiento fiscal de los ingresos por arrendamientos y cánones en la declaración de la renta depende del tipo de alquiler realizado y de la situación particular de cada contribuyente. En general, estos ingresos se consideran rendimientos del capital inmobiliario y se incluyen en la base imponible del ahorro.

En el caso de que el arrendatario sea un familiar directo, como por ejemplo, un hijo o un cónyuge, la reducción aplicable será del 100%.

En el caso de los cánones percibidos por la cesión de derechos o bienes, se aplicará una retención del 24% sobre el importe total. No obstante, esta retención podrá ser menor si se ha firmado un convenio de doble imposición internacional con el país de residencia del pagador.

¿Cómo se deben declarar los gastos relacionados con los arrendamientos y cánones?

Además de los ingresos, en la casilla 192 también se deben incluir los gastos relacionados con los arrendamientos y cánones que se hayan tenido durante el año fiscal. Estos gastos pueden ser deducibles y reducirán la base imponible del ahorro.

Es importante destacar que para poder deducir estos gastos, es necesario que se haya realizado una actividad económica y que se pueda justificar mediante facturas o documentos válidos.

Conclusión

En resumen, la casilla 192 del IRPF es de gran importancia en la declaración de la renta ya que engloba los ingresos por arrendamientos y cánones, así como los gastos relacionados que pueden ser deducibles. Es importante tener en cuenta que existen diferentes tratamientos fiscales dependiendo del tipo de arrendamiento realizado y de la situación particular de cada contribuyente.


Si buscas la autoridad en temas de IRPF, has llegado al lugar indicado. ¿Alguna pregunta? Estamos aquí para asistirte en la preparación de tu declaración."

Publicaciones Similares