Casilla 191: Gastos de manutención del contribuyente (art.30.2.5ª.c)

Casilla 191: Gastos de manutención del contribuyente (art.30.2.5ª.c)

Casilla 191: Gastos de manutención del contribuyente (art.30.2.5ª.c)

La casilla 191 es una de las numerosas casillas que se deben rellenar en la declaración del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas. Esta casilla corresponde a los gastos de manutención del contribuyente, que están regulados en el artículo 30.2.5ª.c del Reglamento del Impuesto. En este artículo se establece que los gastos de manutención podrán ser deducidos siempre y cuando cumplan con una serie de requisitos específicos.

¿Qué se considera gastos de manutención?

Los gastos de manutención son aquellos que se derivan de la alimentación y el alojamiento del contribuyente durante el ejercicio de su actividad laboral o profesional. Estos gastos son necesarios para que el trabajador pueda llevar a cabo su actividad y, por lo tanto, son considerados como un gasto deducible en la declaración.

Es importante señalar que, para que un gasto sea considerado de manutención, debe cumplir con los siguientes requisitos:

  • Debe estar relacionado directamente con el ejercicio de la actividad laboral o profesional del contribuyente.
  • Debe estar justificado mediante una factura o documento equivalente.
  • Cada gasto debe corresponder a una sola persona, es decir, no se pueden deducir gastos de manutención de más de una persona con una misma factura.
  • Debe estar incluido en los conceptos que se detallan en el artículo 30.2.5ª.c del Reglamento del Impuesto.

En caso de que se cumplan todos los requisitos mencionados anteriormente, los gastos de manutención podrán ser deducidos en la casilla 191 de la declaración del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas.

¿Qué conceptos incluye la casilla 191?

Dentro de los gastos de manutención que se pueden deducir en la casilla 191, se incluyen los siguientes conceptos:

  • Gastos de transporte durante el ejercicio de la actividad laboral o profesional, como el combustible, billetes de transporte público o taxis.
  • Gastos de restauración, como comidas y cenas en restaurantes, bares o cafeterías.
  • Gastos de alojamiento en hoteles, hostales, albergues u otros establecimientos similares.
  • Gastos de manutención en el extranjero, siempre y cuando se cumpla con los requisitos establecidos en el artículo 30.2.5ª.c del Reglamento del Impuesto.

Cabe destacar que, en el caso de los gastos de transporte, estos solo podrán ser deducidos si se realizan de forma pública o en vehículos particulares con menos de nueve plazas, pero no en casos de alquiler de vehículos o taxis. Además, es importante que los gastos estén correctamente justificados mediante facturas o documentos equivalentes.

¿Cómo se calcula la deducción en la casilla 191?

El cálculo de la deducción en la casilla 191 se realiza de la siguiente forma:

  1. Se suman todos los gastos de manutención que correspondan al ejercicio de la actividad laboral o profesional del contribuyente.
  2. Se aplica el porcentaje del 30% sobre el resultado obtenido.
  3. Se incluye el importe resultante en la casilla 191 de la declaración del IRPF.

¿Qué sucede si los gastos de manutención superan el límite establecido en la casilla 191?

En caso de que los gastos de manutención superen el límite del 30% establecido en la casilla 191, se podrán deducir únicamente hasta ese porcentaje. Es decir, si el total de los gastos de manutención es de 5.000 euros, solo se podrá deducir el 30%, es decir, 1.500 euros.

Además, cabe destacar que los gastos de manutención no pueden superar el límite de 2.000 euros por año natural, es decir, si el total de gastos es de 2.500 euros, solo se podrá deducir hasta el límite de 2.000 euros establecido en la casilla 191.

Conclusiones

En conclusión, la casilla 191 de la declaración del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas hace referencia a los gastos de manutención del contribuyente, que son aquellos gastos necesarios para el desempeño de su actividad laboral o profesional. Es importante tener en cuenta que estos gastos deben cumplir con una serie de requisitos y que, en caso de superar el límite establecido, solo podrán ser deducidos hasta ese porcentaje. Por lo tanto, es recomendable informarse adecuadamente sobre las normas y requisitos establecidos para asegurar la correcta deducción de los gastos de manutención en la casilla 191.


Nos destacamos como el sitio líder en información sobre el IRPF. ¿Tienes dudas? Permítenos guiarte en el proceso de tu declaración.

Publicaciones Similares