Impuesto de Sociedades : Amortización según Tablas

La Agencia Tributaria Española (AEAT) nos expone de forma breve el Impuesto de Sociedades : Amortización según Tablas.

Impuesto de Sociedades : Amortización según Tablas

Este método se fundamenta en la aplicación de los coeficientes de amortización fijados en las tablas oficialmente aprobadas y recogidas en el anexo del RIS.

Dichas tablas establecen para cada elemento patrimonial un coeficiente de amortización lineal máximo y un periodo máximo de amortización (del que se deriva el coeficiente de amortización lineal de carácter mínimo). Se entiende, por tanto, cumplido el requisito de depreciación efectiva cuando se aplique cualquiera de estos dos coeficientes o cualquier otro comprendido entre ellos.

Enlace | Impuesto de Sociedades : Amortización según Tablas

Gastos No Deducibles en el Impuesto de Sociedades

La Agencia Tributaria Española (AEAT) nos expone de forma breve los Gastos No Deducibles en el Impuesto de Sociedades.

Gastos No Deducibles en el Impuesto de Sociedades

Los requisitos que, con carácter general, debe reunir un gasto para que sea deducible se concretan en los siguientes:

  1. Contabilización.
  2. Justificación.
  3. Imputación al ejercicio.

La contabilización exige que los gastos aparezcan reflejados contablemente en la cuenta de pérdidas y ganancias del ejercicio, o en una cuenta de reservas si así lo establece una norma legal o reglamentaria, para que tengan la consideración de deducibles. No obstante, existen una serie de excepciones que permiten deducir un gasto aunque no se haya contabilizado. Entre ellos cabe destacar los supuestos de libertad de amortización y de amortización acelerada en el ámbito de empresas de reducida dimensión y de los contratos de arrendamiento financiero.

La justificación del gasto es un requisito imprescindible para poder deducir el mismo. Ahora bien, el problema es determinar qué tipo de prueba se entiende suficiente. El criterio administrativo se inclina básicamente por la prueba tasada, de forma que no serán deducibles los gastos y minusvalías que carezcan del soporte documental legalmente exigible: factura completa, recibos, nóminas, escritura pública, etcétera. Sin embargo, otro sector preconiza la libertad de prueba, que permite utilizar cualquier medio de prueba admitido en derecho, de acuerdo con lo dispuesto en la Ley General Tributaria.

La imputación al ejercicio exige que el gasto contabilizado se pueda imputar al periodo impositivo por ser éste el ejercicio en el que se ha devengado el mismo. Con carácter general, son aplicables los criterios de imputación contable, principalmente el del devengo, que significa que la imputación de los ingresos y los gastos deberá hacerse en función de la corriente real de bienes y servicios, con independencia del momento en que se produzca la corriente monetaria o financiera derivada de ellos. No obstante, el TRLIS establece ciertas reglas especiales que permiten la deducción conforme a otros criterios (criterio de caja o pago, diferimiento de gastos y anticipación de ingresos).

Por otra parte, aun cumpliéndose estas tres premisas, todavía existen determinadas partidas que no tendrán, en ningún caso, la consideración de deducibles en el IS. Estas partidas son:

  1. Retribución de fondos propios: dividendos y otras formas de retribución a los socios por su participación en el capital social.
  2. El gasto del IS. En el mismo sentido, tampoco tendrá consideración de ingreso fiscal su posible registro como ingreso contable.
  3. Las multas y sanciones penales y administrativas, el recargo de apremio y el recargo por presentación fuera de plazo de declaraciones-liquidaciones y autoliquidaciones.
  4. Las amortizaciones y provisiones que excedan de los límites y supuestos señalados en el TRLIS.
  5. Las pérdidas en el juego.
  6. Los donativos y liberalidades, sin que se consideren como tales a los siguientes:
    • Los de relaciones públicas con clientes y proveedores.
    • Los que, con arreglo a los usos y costumbres, se efectúen respecto del personal de la empresa.
    • Los realizados para promocionar, directa o indirectamente, las ventas de bienes y prestaciones de servicios.
    • Los que se hallen correlacionados con los ingresos.
  7. Los gastos por servicios prestados desde paraísos fiscales o pagados a través de personas o entidades allí residentes, salvo que el sujeto pasivo pruebe que el gasto devengado corresponde a una operación o transacción efectivamente realizada.
  8. Las dotaciones a provisiones o fondos internos para dar cobertura de contingencias idénticas o análogas a las que son objeto del Texto Refundido de la Ley de Regulación de los Planes y Fondos de Pensiones.

Enlace | Gastos No Deducibles en el Impuesto de Sociedades

Conceptos Claves del Impuesto de Sociedades: Concepto General

La Agencia Tributaria Española (AEAT) nos expone brevemente los Conceptos Claves del Impuesto de Sociedades : Concepto General.

Conceptos Claves del Impuesto de Sociedades: Concepto General

El Impuesto sobre Sociedades (IS) grava la renta de los sujetos pasivos (sociedades y demás entidades jurídicas) residentes en todo el territorio español.

El hecho imponible del IS es la obtención de renta por los sujetos pasivos procedente de cualquier fuente u origen.

Se debe presentar declaración del IS aunque no hayan desarrollado actividades durante el periodo impositivo o no hayan obtenido rentas sujetas al impuesto.

El periodo impositivo del IS coincide con el ejercicio económico de la empresa y no podrá ser superior a 12 meses. Su devengo se produce el último día del periodo impositivo.

Normalmente las empresas hacen coincidir el ejercicio económico con el año natural, por lo que el fin de aquel y el devengo del Impuesto se producen el 31 de diciembre. No obstante, se origina de forma anticipada el fin del periodo impositivo en supuestos de extinción, transformación o cambio de residencia al extranjero de la entidad contribuyente.

Anualmente se establece la obligación de presentar una declaración anual del IS con los resultados de la actividad económica.

Enlace | Conceptos Claves del Impuesto de Sociedades: Concepto General

¿Cómo se calcula la Base Imponible y la Cuota del Impuesto de Sociedades?

La Agencia Tributaria Española (AEAT) nos expone de forma breve ¿Cómo se calcula la Base Imponible y la Cuota del Impuesto de Sociedades?

¿Cómo se calcula la Base Imponible y la Cuota del Impuesto de Sociedades?

A partir del resultado contable de la sociedad, equivalente a la diferencia entre los ingresos y los gastos obtenidos en el ejercicio.

A este resultado contable puede ser necesario practicarle una serie de correcciones o ajustes extracontables, debido a las diferencias existentes entre los criterios de cálculo del resultado contable y los de cálculo de la base imponible del impuesto de sociedades, definidos por Hacienda.

Pudiendo ser dichas diferencias de calificación, de valoración o de imputación, positivas o negativas, temporarias o permanentes. Las diferencias temporarias revierten en ejercicios posteriores, a diferencia de las permanentes que únicamente van a influir en ese ejercicio y no se registran contablemente.

Pongamos el ejemplo de una sociedad mercantil que registró en el ejercicio X en su cuenta de pérdidas y ganancias un gasto contable por el pago de una multa o sanción administrativa por importe de 3.000 euros.  Ese gasto contable, atendiendo a la normativa actual del impuesto (RD Legislativo 4/2004 de 5 de marzo por el que se aprueba el Texto Refundido de la Ley del Impuesto sobre Sociedades), no es un gasto deducible fiscalmente, por ello no tendremos que tenerlo en cuenta a los efectos de determinar la base imponible del ejercicio de dicha entidad.

Nos hallaremos ante una diferencia  de calificación entre la normativa fiscal y la contable, que será permanente y positiva de 3.000 euros, es decir, tendremos que aumentar nuestro resultado contable  antes de impuestos, en 3.000 euros realizando un ajuste extracontable positivo. En el ejercicio siguiente no revertirá el signo del ajuste, dado que es una diferencia permanente.

De esta manera se obtendrá la renta del ejercicio o base imponible previa, que podrá compensarse con las bases imponibles negativas que se tengan pendientes de ejercicios anteriores, y llegaremos a obtener la base imponible del ejercicio, que multiplicada por el tipo impositivo nos llevará a obtener la cuota íntegra o cantidad a pagar.

Enlace | ¿Cómo se calcula la Base Imponible y la Cuota del Impuesto de Sociedades?

Declaraciones a presentar en el Impuesto de Sociedades

La Agencia Tributaria Española (AEAT) nos expone de forma breve las Declaraciones a presentar en el Impuesto de Sociedades.

Declaraciones a presentar en el Impuesto de Sociedades

Si estás obligado a tributar por el impuesto de sociedades, las declaraciones que deberás presentar son:

  • Modelo 200: declaración anual del impuesto de sociedades a presentar cada mes de julio, hasta el día 25 de julio de cada año, en el caso de empresas cuyo ejercicio económico coincida con el año natural. Es obligatorio presentarlo incluso cuando no se haya desarrollado actividad durante el ejercicio o no se hayan obtenido rentas sujetas al impuesto.
  • Modelo 202: pagos fraccionados del impuesto de sociedades. Deberás presentar este modelo si tuviste un resultado positivo en tu última declaración del modelo 200. Se presenta en los meses de octubre, diciembre y abril. Estos pagos suponen un anticipo o pago a cuenta del importe a pagar en la próxima declaración del modelo 200.
  • Modelo 220: formulario del impuesto aplicable a los grupos de sociedades.

La presentación de todos estos modelos debe realizarse obligatoriamente por internet en el caso de sociedades limitadas, sociedades anónimas, sujetos pasivos que se califiquen como grandes empresas y todas aquellas entidades que deban cumplimentar el formulario de datos adicionales a la declaración referente a las correcciones al resultado de la cuenta de pérdidas y ganancias o a determinadas deducciones.

Enlace | Declaraciones a presentar en el Impuesto de Sociedades

Reforma fiscal 2015: Novedades para las grandes empresas

La Agencia Tributaria Española (AEAT) nos expone de forma breve la Reforma fiscal 2015: Novedades para las grandes empresas.

Reforma fiscal 2015: Novedades para las grandes empresas

España es uno de los países de la Unión Europea con el tipo más alto de Impuesto de Sociedades para las grandes empresas. Hasta 2015, el tipo estaba en el 30%. Esto ha cambiado:

  • El tipo se nivela con el de las pymes, es decir, pasará al 25% en 2016 con una estación intermedia: en 2015 el tipo máximo será del 28%. De este modo, no se penaliza a una empresa cuando aumenta de tamaño. Ahora bien, para las entidades de crédito no habrá ningún cambio: seguirán tributando al tipo máximo del 30%.
  • Reserva de capitalización. Es la versión “Grande Empresa” de la reserva de nivelación de las pymes. Pero con algunas diferencias: las grandes empresas pueden dejar de tributar el 10% de sus beneficios a condición de que este porcentaje se destine a las reservas de la empresa.
  • Se eliminan las deducciones por reinversión de beneficios e inversiones medioambientales.
  • Se limitan las deducciones por atención a clientes o proveedores al 1% de la cifra de negocios.
  • Se simplifican las tablas de amortización del inmovilizado: se mantiene la libertad de amortización para inmovilizado material con valor unitario igual o menor a 300 euros. Con un límite máximo de 25.000 euros (sin excepciones).
  • Se eliminan las deducciones por deterioro del inmovilizado material, las inversiones inmobiliarias y el inmovilizado intangible. Se mantienen, en cambio, las deducciones para los deterioros por créditos impagados y existencias.

Enlace | Reforma fiscal 2015: Novedades para las grandes empresas

Cambios en la Tributación de Entidades Parcialmente Exentas

La Agencia Tributaria Española (AEAT) nos expone de forma breve los Cambios en la Tributación de Entidades Parcialmente Exentas.

Cambios en la Tributación de Entidades Parcialmente Exentas

Las asociaciones parcialmente exentas, tales como colegios profesionales, asociaciones o patronales se librarán de declarar solo si sus ingresos totales no superan los 75.000 euros, los correspondientes a rentas exentas no superan los 2.000 euros y si la totalidad de las rentas no exentas que obtengan están sometidas a retención.

En realidad, existen muchos más cambios en el impuesto de sociedades, como el que se refiere al cambio en la determinación del incentivo fiscal de los activos intangibles. No obstante, este cambio tendrá efectos a partir del 1 de julio de 2016, así que hablaremos de este cambio cuando llegue el momento.

Enlace | Cambios en la tributación de entidades parcialmente exentas

Sociedades Civiles en el Impuesto de Sociedades

La Agencia Tributaria Española( AEAT)nos expone de forma breve la novedad referente a las Sociedades Civiles en el Impuesto de Sociedades.

Sociedades Civiles en el Impuesto de Sociedades

Una de las novedades de este año tiene que ver con la tributación de las sociedades civiles con objeto mercantil, que este año pasarán a hacerlo por el Impuesto de Sociedades. La Agencia Tributaria(AEAT) ha abierto un periodo transitorio para realizar el traslado de estas entidades como contribuyentes del IRPF(Impuesto Sobre la Renta de las Personas Físicas) al Impuesto de Sociedades o, en su caso, iniciar su disolución y liquidación. Los socios, personas físicas, de sociedades civiles que pasen a tributar por el IS podrán seguir aplicando las deducciones en la cuota íntegra por actividades económicas que estuviesen pendientes de aplicación a 1 de enero de 2016. Quienes opten por la disolución, tendrán que adoptar el acuerdo de liquidación antes del 30 de junio y extinguirla en los seis meses siguientes.

Enlace | Sociedades Civiles en el Impuesto de Sociedades

Activos por Impuesto Diferido

La Agencia Tributaria Española (AEAT) nos expone de forma breve los Activos por Impuesto Diferido.

Activos por Impuesto Diferido

   De acuerdo con el principio de prudencia sólo se reconocerá un activo por impuesto diferido en la medida en que resulte probable que la empresa disponga de ganancias fiscales futuras que permitan la aplicación de estos activos y siempre en los supuestos siguientes:

•Por diferencias temporarias deducibles.

•Por las deducciones y otras ventajas fiscales no utilizadas, que queden pendientes de aplicar fiscalmente.

•Por el derecho a compensar, en ejercicios posteriores, las pérdidas fiscales.

   De acuerdo con la Norma de Valoración 15ª del PGC PYME, las diferencias temporarias son aquellas derivadas de la diferente valoración, contable y fiscal, atribuida a los activos y pasivos y determinados instrumentos de patrimonio propio de la empresa, en la medida en que tengan incidencia en la carga fiscal futura.

   En este caso, y de acuerdo con el PGC2007, se generará una “diferencia temporaria deducible”, cuando se produzcan las diferencias mencionadas en el párrafo anterior y este hecho de lugar a menores cantidades a pagar o mayores cantidades a devolver por impuestos en ejercicios futuros. Serán recogidas en la cuenta “(4740) Activos por diferencias temporarias deducibles” en la forma presentada a continuación, es decir, con abono a la cuenta de “Impuesto diferido”

Enlace |  Activos por Impuesto Diferido

Reserva de Nivelación

La Agencia Tributaria Española (AEAT) nos expone de forma breve la Reserva de Nivelación en el Impuesto de Sociedades.

Reserva de Nivelación

Esta reserva, constituye junto con la reserva de capitalización, otra nueva “figura” “nacida” con la nueva Ley 27/2014 del Impuesto sobre Sociedades; y pretende acentuar los efectos que para el contribuyente de este impuesto tiene la también eliminación de la escala de tributación que venía acompañando al régimen fiscal de las empresas de reducida dimensión, minorando el tipo de gravamen de estas entidades (la escala anterior era 25% los primeros 300.000 euros y el resto al 30%; a partir de 1 de enero de 2015 el gravamen será del 25%).

¿Quién puede dotar esta reserva?

Podrán aplicar este incentivo/reserva fiscal, las entidades cuyo importe neto de la cifra de negocios habida en el período impositivo inmediato anterior sea inferior a 10 millones de euros (empresas de reducida dimensión artículo 101 LIS) y que tributen al tipo general del impuesto del 25%.

No podrán utilizar esta opción, las entidades de nueva creación que realicen actividades económicas y apliquen durante el primer período impositivo en que la base imponible resulte positiva y en el siguiente el tipo del 15 por ciento.

¿Cuál es su objetivo?

De acuerdo con la exposición de motivos de la Ley, se pretende “favorecer la competitividad y la estabilidad de la empresa española, permitiendo en la práctica reducir su tipo de gravamen hasta el 22,5 por ciento…”.

En la práctica permitirá minorar la tributación de un determinado período impositivo respecto de las bases imponibles negativas que se vayan a generar en los 5 años siguientes, anticipando en el tiempo la aplicación de las futuras bases imponibles negativas

Si no se generasen bases imponibles negativas en ese período (5 años), permitiría diferir durante 5 años la tributación de la reserva constituida.

Requisitos para la dotación de la reserva.

  1. La reserva será indisponible.
  2. Aplicable solamente por empresas de reducida dimensión que tributen al tipo general del impuesto del 25%.

En este sentido no se entenderá que se ha dispuesto de la referida reserva, cuando:

  1. El socio o accionista ejerza su derecho a separarse de la entidad.
  2. La reserva se elimine, total o parcialmente, por una operación de reestructuración empresarial
  3. Deba aplicarse la reserva en virtud de una obligación de carácter legal.

El incumplimiento de alguno de los requisitos establecidos motivará la integración en la cuota íntegra del período impositivo en que tenga lugar el incumplimiento, la cuota íntegra correspondiente a las cantidades que han sido objeto de minoración, incrementadas en un 5 por ciento, además de los intereses de demora.

¿Cómo se aplica?

  1. Supone una reducción de la base imponible positiva del impuesto en un máximo del 10 por ciento de su importe y con un máximo de hasta un millón de euros al año.
  2. Por dicho importe se deberá dotar una reserva indisponible con cargo a los beneficios del año en que se minora la base y, si no existen beneficios suficientes, deberá dotarse en los ejercicios siguientes en cuanto sea posible.
  3. Si el contribuyente tiene una base negativa en los cinco ejercicios siguientes, se reduce la misma en el importe de la minoración aplicada por esta reserva y, en caso contrario, las cantidades minoradas se suman a la base positiva del quinto año, actuando en este caso como un simple diferimiento del pago del impuesto.
  4. Las cantidades aplicadas a la dotación de esta reserva no son válidas a efectos de la de capitalización ni para dotar la Reserva para Inversiones en Canarias.
  5. Esta reserva es totalmente compatible con la dotación de la reserva de capitalización del artículo 25 de la LIS, pero no se aplicará sobre los mismos importes.
  6. Incompatible con la reducción establecida para el régimen de las comunidades titulares de montes vecinales en mano común (artículo 112 LIS)
  7. Esta reducción podrá tenerse en cuenta a la hora de calcular los pagos fraccionados donde el contribuyente opte por su determinación sobre la parte de la base imponible del período de los 3, 9 u 11 primeros meses de cada año natural (artículo 40.3 LIS)

Enlace | Reserva de Nivelación